Cuento corto de terror La arboleda

En el día de hoy procederemos a relatarte un cuento corto de terror que te erizará los pelos indudablemente, se trata de la historia de la ahorcada, un relato que surgió de una casa ubicada en una zona suburbana en américa del sur.

Hace ya unos cuantos años, una familia de clase media alta decidió salir un tanto de la ciudad para encontrar tranquilidad en una casa ubicada en una zona campestre. Se trataba de una zona boscosa de carácter netamente rural en dónde el ruido molesto de los autos no estaría nunca más presente y se podría vivir realmente en paz, o al menos esto es lo que se pensó.

La familia estaba constituida por padre, madre e hijo, un pequeño niño de apenas 8 años bastante curioso y aventurero. La mudanza transcurrió a lo largo de todo un fin de semana, llegando al domingo con todas sus pertenencias ya dentro de este nuevo y espacioso hogar.

Días más tarde, cuando el sol comenzaba a caer, el pequeño decidió salir a dar un paseo simplemente para reconocer vasto terreno adquirido por sus padres. Como bien dijimos anteriormente, se trataba de una zona boscosa con esta inmensa casa incrustada en medio de la arboleda.

Una vez alejado de la casa, el pequeño se dio con una terrible noticia, de uno de estos imponentes arboles tendía una soga que en su extremo presentaba una forma circular como si se tratara de una horca. Ante esto, el pequeño asustado decidió emprender la vuelta a casa corriendo desesperado a informar a sus padres lo presenciado.

Nuevamente dentro del hogar, el pequeño buscó incansablemente a sus padres, pero ninguno se encontraba presente. Esta noticia aterró aún más al niño, el cual decidió encerrarse en su habitación esperando la llegada de sus progenitores y así relatar lo visto en el bosque.

Cuento corto de terror La arboleda

Horas más tarde, el pequeño notó la entrada de una persona al hogar, el sonido de la puerta de enfrente era realmente característico. Ante esto, salió de su habitación y corrió hacia la sala principal, simplemente para darse con que la persona que había ingresado no era ni su padre, ni su madre, se trataba de un desconocido encapuchado.

A todo esto, los padres del pequeño habían dejado el hogar en una salida rápida en busca de víveres, regresando de noche y encontrándose con la puerta abierta en su totalidad y su pequeño desaparecido. La búsqueda del pequeño fue incesante durante toda esa noche, para darse finalmente con un macabro hallazgo, su hijo de 9 años yacía colgado de esta soga en medio del bosque, ya sin vida.

Si bien la búsqueda por parte de la policía fue realmente meticulosa, nunca se pudo encontrar al asesino y maleante. Padre y madre devastados decidieron dejar el hogar y regresar nuevamente a la ciudad, un acontecimiento que los llevaría a una depresión profunda durante el resto de sus vidas.