La publicidad en Gmail

La publicidad en Gmail

Gmail gestiona los anuncios de una manera muy inteligente, ya que estos se adaptarán automáticamente a las preferencias del cliente. Por ejemplo, si estás suscrito a una revista de cocina, es muy posible que de vez en cuando recibas un anuncio de Google diciéndote que en tu zona hay una escuela de gastronomía.

O si eres un melómano, te avisará de las tiendas en música que hay en la localidad, con el propósito de que acudas a visitarlas. De hecho, algo semejante es lo que ya hace el correo de Gmail al momento de priorizar los mensajes que te llegan a tu bandeja de entrada de forma total y absolutamente automatizada. Es decir, marca los correos de alguien con el que te escribes a menudo o de una conversación que tiene un gran número de recados.

No obstante, Gmail eliminará de tu plataforma los anuncios de empresas o compañías que anteriormente hayas catalogado como “Spam”. En ese caso, los mensajes serán enviados a esa carpeta y se eliminarán en el tiempo estipulado por este cliente de correo electrónico gratuito.

Una de las herramientas interactivas que utiliza Google para ofrecerle publicidad a sus usuarios, consiste en verificar qué tipo de búsquedas lleva a cabo una persona a diario, en qué sitios ingresa o tomando algunos datos específicos vertidos en su perfil de Google+ (por ejemplo, ¿Qué tipo de películas le gusta ver?, ¿Qué libros prefiere leer?, ¿Cuáles son los temas de actualidad que le apasionan? entre muchas otras cosas).

Por otra parte, el proceso aleatorio de la publicidad en Gmail, es algo que decide un programa de forma aleatoria. Esto significa que ninguna persona vinculada a esta compañía ingresa a tu cuenta de correo para leer tus mensajes, pues algo que ha caracterizado a Google es la lucha que ha tenido por mantener a salvo la privacidad de sus clientes.

De la misma manera, Gmail jamás dará a conocer tus datos personales a terceros, a menos de que tú les concedas el acceso a esa información. Supongamos que acabas de descargar una aplicación que requiere crear un perfil para poder comenzar a utilizarla.

Actualmente un instrumento que muchas empresas brindan es la oportunidad de “loguearse” usando tu nombre de usuario de Facebook o de tu cuenta de Google+. En el caso de que elijas la segunda opción, el sistema te informará cuál es la información que el proveedor de servicio te solicita para que puedas ingresar. Lo que intentamos decirte es que tú eres quien decides si continúas con el método de inscripción o no.

Otra cosa que debes saber es que Gmail no utiliza las herramientas tradicionales de varias agencias de publicidad. O sea, no crea sus campañas usando datos como: la etnia a la que perteneces, tu condición social, la religión que profesas o los ingresos financieros con los que cuentas, sino que ha creado su propio código de políticas publicitarias, el cual puedes consultar en su portal oficial.

Por último, si no te interesa seguir recibiendo anuncios personalizados, puedes deshabilitar esta opción ingresando a Gmail y después al apartado de “Mi cuenta”. Ahí haz clic sobre el enlace de “Información personal y privacidad”, luego navega por la página hasta llegar a la sección de “Configuración de anuncios” y elige la configuración que más te convenga.

Si te quedaste con dudas, te dejamos un sitio informativo sobre el correo Gmail con una guía extensa que te podrá aclarar infinidad de dudas.