Leyendas cortas de animales que traen mala suerte

He oído que ciertos objetos o animales te pueden traer mala suerte. Por ejemplo, hay quienes dicen que no hay nada peor que tener caracoles de mar guardados en la casa, mientras que existen otros que aseguran que los gatos negros son lo peor. Como siempre digo, esas cosas deben tomarse como simples leyendas cortas, al menos hasta que podamos demostrar lo contrario.

Hablando de felinos viene a mi memoria una crónica acerca de un muchacho de nombre Thomas. Tommy, como le decían sus amigos, era un adolescente que amaba a los animales. En su casa tenía gallinas, patos y un can de nombre Pecas que era su adoración.

Le gustaba pasear por los alrededores, con la esperanza de encontrar alguna paloma malherida, para protegerla, curarla y finalmente ayudarla a emprender el vuelo de nuevo.

Una tarde mientras estaba merendando a solas, sentado en el porche de su casa vio cómo se acercaba asustado un pequeño gatito. Tommy lo llevó sin decirle a nadie a su habitación y le acondicionó una caja con arena junto a su cama.

– Te cuidaré y te protegeré siempre. A mi lado nada te pasará. Dijo el muchacho.

El gato, quien parecía entender el lenguaje humano, comenzó a ronronear y se sentó en sus piernas hasta que ambos quedaron dormidos. Al día siguiente, Tommy bajó a darle el desayuno a Pecas, sin embargo, antes de que terminara de servirle el plato de comida, el gato arribó hasta donde estaba el can y usando sus garras se le fue encima hiriéndolo de muerte en el cuello.

Leyendas cortas de animales que traen mala suerte

Thomas no podía creer lo que veían sus ojos, el gatito indefenso de la noche anterior se había transformado en un engendro. De hecho, sus ojos ahora eran de color rojo y sus colmillos eran prominentes y afilados. El chico corrió velozmente en busca de su padre, para que éste trajera consigo la escopeta.

No obstante, cuando regresaron a la cocina, el gato negro había desaparecido. De él, sólo quedaron dibujadas sus huellas, sobre la sangre del pobre Pecas.

Posted in Sin categoría